Or Use Google Translate:
Menu

Aquí encontrará su boleto para los lugares perfectos para saciar su apetito una vez saciadas sus ganas de diversión.

Pareciera que la ciudad realmente hubiese planeado una "isla para niños" en el medio del vecindario River North del centro, donde están ubicados, muy cerca unos de otros, Rock N' Roll McDonald's, The Rain Forest Café y Portillo's, a solo ocho o nueve cuadras al norte y al oeste del puente Michigan Avenue.

Rock N' Roll McDonald's es una de las ubicaciones más famosas del mundo y una vez fué la más concurrida de los Estados Unidos. Busque los enormes arcos dorados de estilo retro y asegúrese de visitar la colorida exhibición de rock and roll con objetos que pertenecieron a Elvis Presley y a los Beatles, y la exhibición del museo de McDonald's que destaca la historia cultural popular de su imperio de franquicias que se desarrollaron a nivel local. Muy cerca se encuentra The Rain Forest Café, una tierra de juegos tropicales para los jóvenes aventureros. Y luego está Portillo's. Los clásicos de Chicago como los perros calientes, la salsa polaca y el bistec italiano en esta querida cadena dejarán a sus pequeños satisfechos; además, los mostradores para hacer pedidos de servicio rápido hacen que comer sea fácil y rápido.

La pizza es un favorito de los niños y el estilo "deep dish" de Chicago puede saciar los apetitos más profundos. Si desea que su experiencia gastronómica sea más simple, pida un pastel de queso en Original Gino's East o una especialidad de la casa como The Lou de Lou Malanti's.

En Water Tower Place (después de visitar la playa Oak Street Beach o el Observatorio John Hancock), se encuentra Foodlife, con 13 puestos de comidas diferentes, donde todos los miembros de la familia pueden buscar la opción que más les guste. Water Tower también es el hogar de American Girl Place Chicago, y American Girl Cafe es el lugar para disfrutar de brunches (desayunos-almuerzos), almuerzos, tés por la tarde, cenas y fiestas con su pequeña que adora las muñecas. Los niños sofisticados apreciarán la arquitectura de juegos de The Cheesecake Factory en la planta baja de Hancock Building.

Si jugar, antes, durante y después de una comida hace felices a todos, puede visitar Dave and Buster's a unas pocas cuadras al norte y al oeste.

Pero si tiene acceso a un transporte (o quiere llevar a los más chicos a una aventura de transporte público) y desea regalarle a la familia una perspectiva única de Chicago, aventúrese a Margie's Candies, una antigua heladería que no ha cambiado mucho después de 80 años. En el barrio chino, el brillante y colorido Joy Yee's Noodles tiene tés de burbujas dulces y frutados y menús con imágenes para elegir deliciosas especialidades panasiáticas. O bien, Superdawg Drive-In, donde aún tienen personas que atienden a los clientes en sus automóviles y un cartel gigante de la Sra. y el Sr. Hot Dawg que sus hijos recordarán durante años.